La extensión del teletrabajo se aceleró en 2020 y 2021 debido a los confinamientos. Según datos del INE, cruzados por epdata, en nuestro país el porcentaje de personas ocupadas que trabajan desde su domicilio más de la mitad de los días pasó del 4,8% en 2019 al 10,8% en 2020 y al 9,5% en 2021. Todavía no se disponen datos de 2022, pero es previsible que continúe muy por encima del alcanzado hace tres años. ¿Cuál es el porcentaje de teletrabajadores en zonas rurales con menos de 10.000 habitantes?

Actualmente en España en las zonas con menos de 10.000 habitantes reside el 20% de la población, si bien representan el 90% del total de los municipios (INE). Por ello, las áreas con pocos residentes resultaron ser idílicas durante la pandemia, siempre y cuando estuviesen abastecidas con los servicios necesarios, como contar con Internet de alta velocidad vía fibra óptica.

La cobertura de Internet de fibra en zonas rurales es del 66% (FTTH Council Europe. FTTH/B in Rural Areas 2022), por lo que no siempre es posible.

¿Cómo es el teletrabajo en las zonas rurales que cuentan con Internet?

De acuerdo con los datos recogidos por el Observatorio ASTEO, en las zonas rurales de menos de 10.000 habitantes, que sí cuentan con acceso a Internet, el 25% de los trabajadores, es decir, 1 de cada 4, puede teletrabajar. Si bien una parte relevante de los trabajos en estos municipios requieren presencialidad, el incremento de los despliegues de fibra que se están llevando a cabo en estas zonas sin duda contribuirán, o al menos deberían incentivar, el crecimiento del teletrabajo.

Está claro que para poder trabajar a distancia desde zonas rurales, y en cualquier parte, es importante contar con una alta velocidad de subida y bajada de datos, estabilidad de la conexión y baja latencia. En el caso de las zonas rurales, las perspectivas para los próximos años son positivas. En 2025, de acuerdo con los objetivos marcados por la Agenda España Digital, el 100% de la población debería tener la posibilidad de acceder a una cobertura de 100Mbps. Por ello es relevante el trabajo que están realizando los operadores de telecomunicaciones, como ASTEO Red Neutra, con sus despliegues en zonas rurales, que acelerará la extensión de la fibra óptica en territorios de la conocida como España Vaciada.